LOS CRUZADOS DEL CORAZÓN INMACULADO

LA REVOLUCIÓN ANTI-MARIANA PARTE I


Desde el concilio Vaticano II, en la iglesia conciliar se ha llevado a cabo una verdadera Revolución anti-mariana para hacer triunfar a Satanás e impedir el triunfo del Corazón Inmaculado de María.

Dice el P. Tam:

¿La Revolución anti-mariana es el objetivo principal de la Revolución en la Iglesia?

, porque la Santísima Trinidad es el Ser infinitamente superior y los hombres son seres infinitamente inferiores a Dios, y la más pequeña exaltación de la Santísima Virgen por la Santísima Trinidad, es infinitamente superior al máximo que los hombres puedan hacer.

Dios Padre la exaltó confiándole al Niño Dios: es lo máximo, Dios Hijo la exaltó haciéndola su Madre: es lo máximo, y Dios Espíritu Santo la exaltó tomándola por Esposa: es lo máximo.

Nuestro Señor vino a la tierra para realizar la Redención y enseñarnos el “Padre Nuestro”: “Hágase Tu Voluntad así en la tierra como en el cielo…”, por lo tanto, Dios exaltó a la Santísima Virgen, pero los hombres no lo han hecho aún, por lo que se hará, sea voluntariamente o por la fuerza. Es por eso que en Fátima se anunció que se realizará forzosamente: “Al fin, Mi Corazón Inmaculado triunfará”. El Diablo lo sabe y es por eso que hará todo para impedirlo, por medio del Vaticano II.

, porque la Santísima Trinidad quiere ahora la exaltación histórica de la Santísima Virgen, pues hasta ahora Ella ha permanecido oculta.

Sí, porque la Santísima Virgen es el obstáculo al reinado social de Satanás.

, porque Lucifer tiene celos de la Virgen y comunica sus celos a la Revolución mundialista.

, porque los enemigos « saben probablemente mejor que nosotros » (Mons. Lefebvre), que la Santísima Trinidad vencerá por la Virgen: “Ella te aplastará la cabeza”.

, porque en Fátima Dios nos hizo saber que « los últimos remedios dados al mundo son el Rosario y la devoción a mi Corazón Inmaculado”.

, porque el modernismo sabe que Ella es la única que tiene el permiso y la seguridad de lograr “aplastarle la cabeza”. Por la Revolución anti-mariana, ellos se esfuerzan en impedirlo disminuyendo sus privilegios y haciendo que se pierda el amor hacia la Santísima Virgen. Entonces nosotros haremos lo contrario.

Hasta aquí el P. Tam.

El Espíritu anti-mariano del concilio Vaticano II

(Sí, sí, no, no del 31 de mayo de 2013)

Veamos ahora cómo el «concilio de los Papas Juan y Paulo» se comportó en relación a Nuestra Señora de Fátima. Había en este sentido cuatro grandes cuestiones:

– Las Apariciones venían a evidenciar la verdad siempre acreditada por la Iglesia, acerca de la Mediación de María Santísima. Este era el asunto de un esquema especial preparado sobre Nuestra Señora;

– Los Novísimos se tornaban una prioridad pastoral para nuestra época incrédula e indiferente y habían sido recordados con fuerza en Fátima, por la visión del infierno a los pastorcitos;

– El mayor mal de nuestra época es el comunismo “intrínsecamente perverso” que multiplica opresiones y persecuciones; es el gran error esparcido por Rusia, como había avisado Nuestra Señora de Fátima;

– La gran promesa y única salida para esos errores impuestos por una potencia militar sin precedentes históricos fue ofrecida en Fátima a través del pedido de la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María hecha por el Papa junto con todos los Obispos católicos.

El concilio era la ocasión ideal para tratar estas cuestiones que fueron recordadas también por centenares de Padres conciliares, lo que agrava todavía más la sistemática censura que recibieron del principio al fin del concilio. Veamos. Ya desde el comienzo, se levantó la oposición de las fuerzas neo-ecumenistas a todo aquello que recordase a la Madre de Dios que los Protestantes no aceptan.

– El esquema especial fue reprobado y fundido con el esquema sobre la Iglesia, evitando tratar acerca de la Mediación de María;

– El recuerdo de los Novísimos: Muerte, Juicio, Infierno y Gloria, debe de haber sido considerado por demás infantil para ser repetido en sede tan alta, porque en los documentos conciliares poco o nada se habla de eso, pero especialmente del Infierno, que Nuestra Señora quiso hacer recordar por la Iglesia con las Apariciones de Fátima;

– Sobre el comunismo, se supo después que había un veto implícito papal de discutirlo y, más todavía, de condenarlo, resultado de un compromiso para obtener la presencia de los representantes del Patriarcado de Moscú que, desde hacía mucho, era una “filial religiosa” del gobierno soviético; – Está claro que en esas circunstancias la Consagración pedida era irrealizable.

El Mensaje ya había sido dejado de lado y puesto en un cajón antes, mostrando que el espíritu del Concilio es antagónico al espíritu de Fátima, a pesar de todos los engaños y apariencias.

Cuando después se analizaron mejor los documentos de ese Concilio anti-mariano, quedó clara la acción de un espíritu herético y cismático que estaba contra Fátima así como estaba contra la misma doctrina católica. La gravedad del hecho se mostró enteramente por los frutos conciliares que llevaron a la inexorable auto-demolición de la Iglesia.

Continúa…

No Comments Yet

Leave a Reply

Skip to toolbar